#ÚLTIMAHORAENTRE COLUMNAS

El SÍNDROME DE STEPHEN CANDIE. EL MAYORDOMO

En la película de culto ”Django desencadenado” de Quentin Tarantino, estrenada en 2012, se da vida a Stephen Candie, un mayordomo negro interpretado magistralmente por Samuel L. Jackson. Stephen es el peor verdugo de los esclavos de su misma raza en una plantación algodonera en el estado sureño de Mississippi en 1858.

Stephen, el mayordomo negro del amo blanco, Mr. Calvin J. Candie (Leonardo DiCaprio) no solo odia a la gente de su raza, también se cree blanco, rubio y de ojos azules. Y su amo Candie deja que su negro más servil se crea un Candie… mientras le sea útil. En la película hay una escena donde Stephen se enfurece al ver un hombre negro (Django ) montado a caballo. Y se dirige a su amo diciéndole enfurecido:

— ¿Ha visto, amo? ¡Ese negro tiene un caballo!
— Y… ¿Tú quieres un caballo, Stephen?
— ¿Pa’ qué coño quiero yo un caballo? ¡Lo que quiero es que él no lo tenga!

El síndrome de Stephen Candie se refiere a los que defienden los privilegios del patrón, más que el mismo patrón. Son aquellos que se sienten felices si el patrón anda contento ese día… tan felices que si tuvieran rabo lo agitarían como un perro. Son los que vuelven a casa a cenar con una sonrisa satisfecha, como si fuera lo mejor que les pasó en el día, suspiran y dicen: “Andaba contento el patrón hoy…”

USTEDES CONOCEN A LOS “STEPHEN CANDIE”
Tal y como está estructurada la sociedad de hoy, es el ámbito propicio para que florezcan como una plaga los “Stephen Candie”. Como el mayordomo negro, esos “esclavos”, creen pertenecer a una clase social superior a la de sus congéneres. Los “amos” les han hecho creer que son “clase media”. Ellos reniegan de la clase trabajadora,
”- Esos vagos son chusma que pretende vivir del Estado y sus chambitas de base sindicalizadas”
Creen en la meritocracia y en el sistema neoliberal de la no intervención del Estado en la economía de mercado, pero buscan con denuedo el atajo, la puerta de atrás o la gatera que les indica el amigo, el familiar o el politicastro de turno, para darles acceso a mejores puestos, o a estamentos que les abran las puertas para cobrar subvenciones a fondo perdido. Se autodenominan “sin partido apartidistas “, “emprendedores”, pero siempre con “padrinos”, siempre arropados por la oligarquía que les dan acceso a contratos amañados con “sobre-costes” con cargo al dinero de todos.

Los “Stephen Candie” son la incongruencia llevada hasta la estulticia más supina. En sus mentes se produce la enajenación ideológica. Que no es otra cosa que ser ajeno, es decir, estar fuera de uno mismo o verse a sí mismo como alguien extraño. Podríamos decir que es un trampantojo de la propia realidad personal, un espejismo de verse en una situación ficticia o como alguien diferente: un autoengaño del que no se es consciente porque no se quiere ser consciente. Algo más complicado de entender y de explicar de lo que en principio parece y de muy difícil solución. Defender a los ricos siendo un asalariado implica una enajenación ideológica que deriva en algo similar al “Síndrome de Estocolmo”, que consiste en que una persona secuestrada termina por colaborar con su secuestrador.

Esa enajenación ideológica les hace obviar todas las tropelías y corruptelas que realizan continuamente sus “amos” sin ningún reparo, mediante los partidos políticos afines a los que ponen a trabajar a su dictado y que aprueban leyes que siempre les benefician y que van en detrimento de los “Stephen Candie”. A esos “negros” con ínfulas de “blanco” se les bombardea continuamente desde Los medios de comunicación afines, hasta que somatizan los eslóganes más absurdos y estrambóticos como el de ¡Yo voto por Cochilt Gálvez! O las mentiras más flagrantes como la de que ”somos Venezuela, cuba, dictador, dictadura, SEGALMEX, Barlett, Andy, sobre amarillos y sin miedo, chido, ya se van etc”

Los “Stephen Candie” actuales defienden, con un fanatismo a ultranza, a sus propios maltratadores. Los respaldan con un apasionamiento y una tenacidad desmedida y lo que dicen sus “amos, y sus “perros” de jauría, es decir, la prensa canallesca tipo “Letrinus” Diario La Jornada, El Universal, El financiero, El N.Y. Times o el “Televisa, Imagen TV Azteca, Atypical, López Dóriga, Dresser”, para ellos son poco menos que “dogmas de fe”, algo que no se cuestiona porque es la verdad absoluta. Los “Stephen Candie” consideran que el resto de la humanidad, que no son y piensan como ellos, están poco menos que “adoctrinados” o lobotomizados, por eso ellos tratan de salvarnos de las feroces garras del “Social-comunismo-filoetarra-bolchevique-bolivariano y perroflauta” que nos tiene oprimidos y esclavizados. Ellos tratan de hacernos ver que en “su lado” estaremos a salvo. Si de algo sabemos en este país es de “soy apartidista Salvapatrias” y no “Prianista Vende patrias”

BURGUESÍA Y PLEITESÍA
Puedo entender, pero no compartir, que la burguesía se “enroque” para defender sus prebendas, canonjías y privilegios. Ellos reclaman esas prerrogativas y exenciones porque están convencidos de que se las merecen, incluso las reclaman como vitalicias. Consideran que son una justa compensación por lo “mucho” realizado para “contribuir” a la sociedad a la que pertenecen, pero con la que no confraternizan. Ellos sólo se codean con sus “pares”, nunca se mezclan con el vulgo, con la plebe; son chusma.

Los “Stephen Candie” rinden pleitesía a todos esos burgueses con los que ansían cruzar la vista, que les pasen la mano por el lomo y les tiren las migajas de las sobras. Se muestran ufanos cuando hablan con otros congéneres de sus “amos” y de su “cercanía” a ellos, de lo “buenos” que son y de lo considerados que se muestran con ellos. Se pavonean altivos con sus semejantes esgrimiendo una cierta petulancia para marcar distancia tratando de enviar el mensaje subliminal de

”Yo me relaciono con D. Fulano y D. Mengano, y tu no”
Un vano intento de dar envidia, cuando, en realidad, lo que producen es lástima. Vivir en esa impostura tiene que ser agotador y frustrante, pero, como dice el dicho ”Antes muerta que sencilla”

Los “Stephen Candie” no se dan cuenta de que se sirven de ellos, porque están obnubilados y les han hecho creer que son imprescindibles y de confianza, y los utilizan para sus arcanas confabulaciones, intrigas y tejemanejes, muchas veces de testaferros, de cabezas de turco y de chivos expiatorios. Y cuando no les sirven, por la razón que sea, que casi siempre es nimia, se deshacen de ellos y cogen otros, como los Kleenex; de usar y tirar. Y uno se pregunta pasmado ¿Estos “Stephen Candie” vienen con cerebro? Y si lo traen de serie ¿Lo han utilizado alguna vez para algo? Porque no puedo entender cómo es posible que alguien diga algo, actúe o proceda de una manera que menoscaba sus derechos, y que perjudica sus intereses, y todo por el mero hecho de conseguir una mísera lisonja o solamente una palmadita en la espalda de unos tipos al que les importan menos Los “Stephen Candie” que el problema mundial de la crisis económica mundial por el conflicto en Ucrania o la mundial de refugiados e’ inmigrantes en México causado por Peña Nieto del pri-pan…..

CIUDADANOS Y SÚBDITOS
En este país coexisten dos mentalidades antagónicas absolutamente opuestas por el vértice. Los que se consideran ciudadanos; que son personas libres consideradas como miembros “activos” de un Estado; titulares de derechos políticos y sometidos a sus leyes. Y por otro lado están los que se consideran súbditos que son sujetos “subordinados voluntariamente” a la autoridad de un superior con obligación de obedecerle.

Aristóteles, que junto a Platón fueron los padres de la filosofía occidental, decía sobre el ciudadano: ”… a menudo se discute sobre el ciudadano y, en efecto, no todos están de acuerdo en quién es ciudadano. El que es ciudadano en una democracia con frecuencia no es ciudadano en una oligarquía”

Muchas veces me he preguntado, imagino que muchos conciudadanos también, porque un trabajador asalariado, que no deja de ser un “obrero”, aunque Los “Stephen Candie” renieguen de ello, decía que, me causa una extrañeza incomprensible ver como un “obrero” puede votar a unos partidos reaccionarios que le van a robar hasta las pestañas por expreso deseo de la burguesía, que es la que manda de verdad, y a la que los “Stephen Candie” idolatran. Debe ser algo parecido al “masoquismo”.

Vuelvo al diccionario de la RAE y busco sobre el vocablo en cuestión, y dice en su segunda definición
”Complacencia en sentirse humillado o maltratado”

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button